Noticias Latinastereo.com

Las calles de los salseros

Por Sergio Santana Archbold

Autor: Afronautas/sábado, 28 de enero de 2017/Categorías: Notimúsica

Calificar este artículo:
5.0
Muchas veces caminando por nuestras ciudades nos hemos quedado mirando el nombre de una calle o avenida, generalmente con nombres de héroes patrióticos o de batallas libertadoras, o con fechas alusivas a los mismos eventos patrióticos, y nos asaltan preguntas y preguntas: ¿Quién es esta persona?, ¿qué batalla es esta?, ¿por qué tienen una calle y cómo hacer para nombrar una? Y ya entrando en materia de tambores y cantos, ¿será que los salseros tienen sus calles?, ¿será que puedo bautizar una calle con el nombre de Héctor Lavoe?

Sabemos hasta la saciedad que muchos de nuestros ídolos de la música popular tienen con su nombre plazas, estrellas en Paseos de la Fama, bustos y estatuas en parques y museos de cera, como es el caso de las estrellas en el Paseo de la Fama de Hollywood de Xavier Cugat, Cachao, Celia Cruz y Tito Puente, los infinitos monumentos a Carlos Gardel en varias ciudades latinoamericanas, entre ellas la de avenida 45 (también llamada Avenida Gardel) en el barrio Manrique de Medellín; los bustos de Maelo, Cortijo, Pellín, Lavoe, Olivencia, Puente, Marvin y Roena en la Plaza de los Salseros en Villa Palmeras, Santurce, Puerto Rico; la escultura del Benny con sombrero y bastón en Cienfuegos, las de Miguel Matamoros en Santiago de Cuba, la de Faustino El Guayabero en Holguín, las de Compay Segundo en Cueto y en Santiago de Cuba, las de Jorge Negrete y Vicente Fernández en el corredor turístico cerca de la plaza principal en Cocula, México; la de Celia Cruz sonriente en Club El Habanero de Cali; el busto de Héctor Lavoe en el Óvalo Obelisco del Callao, Perú, donde lo acompañan los bustos de Celia Cruz, Ray Barretto y Maelo; la escultura de Tite Curet sentado en la Plaza de Armas del Viejo San Juan, la de Ismael Rivera a la entrada de Portobelo en Panamá, la de Antonio Machín en la Plaza Carmen Benítez en Sevilla, España; la de Bola de Nieve al piano en la Casa de los Artistas de Guanabacoa, Cuba; las de Agustín Lara en Monterrey, Madrid, Granada, Acapulco, Veracruz, Ciudad de México y La Habana –en Santo Domingo existe la Calle Agustín Lara–; la de Toña La Negra en el Callejón con su nombre en Veracruz. En Barranquilla tenemos la estatua de Shakira, ubicada en el acceso al Estadio Metropolitano, con igual mérito, la estatua de la Novia y cantautora Esthercita Forero en la plaza homónima, en la carrera 20 de Julio (43) con calle 74; el busto develado en 2011 de Pacho Galán en la rotonda de la intersección de la calle 17 y la carrera 9 que conduce al puente Pumarejo, en la misma ciudad. Y la tan criticada por estos días de Joe Arroyo en el Parque de los Músicos, frente al estadio Romelio Martínez. En Soledad, Atlántico, también existe otro busto a Pacho Galán, entre muchos otros.

El Anfiteatro Luis Muñoz Marín, localizado a un lado del Coliseo Roberto Clemente –gloria boricua del béisbol– y del estadio Hiram Bithorn, después de la muerte de Tito Puente, en 2000, fue rebautizado Anfiteatro Tito Puente. Los murales son otra historia que algún día merecerán reseñarse. Las placas en mármol o en bronce en plazoletas, calles, esquinas y bares también recuerdan las proezas grabadas y bailadas de tantos músicos populares.

Un amor de la calle. Pero si la salsa es música urbana como ha sido definida, si sus cantantes, líderes de orquesta e intérpretes vienen de barrios populares y sus letras nos hablan de calles, esquinas y amores, también los salseros han sido honrados con calles que llevan sus nombres. Este es un recuento de las que hemos conocido y recopilado hasta la fecha:

La calle Calma, en Santurce, Puerto Rico, donde en una humilde casa nació Ismael Rivera en 1931, no es tan tranquila como décadas atrás, pero no ha perdido la clave. Luego de la muerte de Maelo en 1987 las autoridades locales rebautizaron la calle con el nombre del mayor de los soneros: Calle Ismael Rivera.

Homenaje en vida se le dio a Celia Cruz en la famosa Calle Ocho de Miami, conocida igualmente como Tamiami Trail, Route 41, Route 90, Fellipe Walls Way, Olga Guillot Way (entre las avenidas 17 y 12), Carlos Arboleya Blvd, SW 8th St y Celia Cruz Way (entre las avenidas 21 y 23). El mérito a Celia se le dio en vida, en 1987.

Luego de la muerte de La Guarachera, en julio de 2003, su legado ha sido reconocido con dos nombramientos, exactamente al año de su muerte, por un lado la calle 43 en Union City, New Jersey, el estado de la unión desde donde se marchó para siempre, fue bautizada como Celia Cruz Way. De otro lado, y por iniciativa del ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, España, en manos en ese entonces de Miguel Zerolo, dos cuadras localizadas en la parte moderna de la ciudad, frente al mar y a unos pasos del nuevo auditorio, fue nombrada Calle Celia Cruz. Al acto fue invitado Pedro Knight, que recibió el nombramiento con alegría desbordada.

En Nueva York existen la Tito Puente Way y la Machito Square, dos líderes del mambo y el chachachá en The Palladium Ballroom en los años 50. La Tito Puente Way está ubicada en El Barrio (Spanish Harlem - East Harlem), y es la misma East 110th Street, entre las avenidas primera y quinta. De otro lado, una cuadra ahí cerca, el polémico alcalde Ed Koch, en la década de los 80, renombró el cruce de la calle 111 Street con la tercera avenida: Machito Square. Machito vivió durante muchos años en la esquina suroeste de este cruce.

Pero tampoco podemos dejar atrás al otro rey del Palladium: Tito Rodríguez. Desde 1994 la calle 13 de Santurce, Puerto Rico, donde nació en 1923, lleva su nombre: Calle Tito Rodríguez.

Y La Lupe tampoco se podía quedar atrás, después de su muerte en 1992 la East 140th Street, en el Bronx, Nueva York, es conocida como La Lupe Way. Homenaje también a su versión en español de My Way. Irónicamente la llamada Queen of the Latin Soul murió en el 575 de la que sería “su avenida”, en la más extrema pobreza.

En Coamo, Puerto Rico, están las calles Bobby Capó y Willie Rosario. Ambas fueron nombradas, o mejor renombradas, como parte de las actividades del aniversario de la ciudad. En el 2003, en el aniversario 424, se inauguró la Calle Dr. Veve Norte con el nombre de Calle Bobby Capó, y en el 2004, como parte de las actividades del aniversario 425 de la ciudad, se inauguró la Calle Dr. Veve Sur con el nombre de Calle Willie Rosario.

Para las celebraciones del centenario del barrio Trastalleres de San Juan, Puerto Rico, el mismo donde nació Daniel Santos, en 1916, Andy Montañez, en 1942, y otros artistas, una medida radicada por el representante José Nuno López en 2011 cambió el nombre de la calle Nueva Palma por el de Calle Andy Montañez.

En Ponce, Puerto Rico, y meses después de que falleciera Pete El Conde Rodríguez en su casa, en el Bronx, Nueva York, el 2 de diciembre de 2000, la Calle Mayor Cantera, principal del barrio La Cantera, donde se crió, fue rebautizada con su nombre: Calle Pete Conde Rodríguez. Cerca de allí, dos calles paralelas, la calle 3 y la calle 4, se conocen respectivamente como Calle Merengue y Calle Salsa, desafortunadamente, y como ley pitagórica, nunca se encuentran.

En enero de 2009, la Avenida East Tremont, el corazón de la comunidad boricua en el Bronx, y por iniciativa del guatemalteco Jerry Castro, ante la Oficina de la Comunidad No. 6, recibió el nombre Héctor Lavoe Boulevard, entre la Avenida Webster Avenue y la Boston Road. 20 cuadras como homenaje a Héctor, que tantas veces caminó por sus calles.

Ya más recientemente, Pedro García, alcalde de Hormigueros, Puerto Rico, el pequeño poblado donde nació Bobby Cruz, junto con el gobernador de la isla, el honorable Aníbal Acevedo Vila, el presidente del senado y del congreso, nombraron la carretera estatal que pasa por el poblado con el nombre de Avenida Roberto Bobby Cruz.

Nos informa desde Nueva York el incondicional Richie Briñez que el pasado mes de mayo, Larry Harlow y Aurora Flores lideraron y radicaron una petición ante la Oficina de la Comunidad No. 2 del Bronx para nombrar la intersección de la calle Dawson con las avenidas Intervale y Longwood como Arsenio Rodríguez Way. Las gestas de El Ciego Maravilloso, que tanto le cantó a esta zona en La gente del Bronx y Como se goza en el barrio, y para la historia de la salsa ya fueron compensadas.

¿Y cómo nombro una calle de mi barrio?. Seguramente algunos de nosotros queremos que una calle de nuestro barrio o ciudad sea bautizada con el nombre de uno de nuestros salseros. Este proceso cambia de ciudad en ciudad o de país en país. Los mecanismos para el efecto están regulados en las alcaldías o sedes de gobierno municipales.

Así que para ver a Héctor Lavoe o Ismael Miranda o Eddie Palmieri en una placa de metal de señalización en su barrio o poblado, en eterno homenaje, primero propóngale a la junta de vecinos o acción comunal que quiere una calle con su héroe bailado y gozado, luego recoja firmas, demuestre la importancia de su solicitud y radíquela en las oficinas de la alcaldía designada para estos casos.

Una vez se recibe la solicitud, esta se estudia, analiza y se fundamenta el nombramiento de la calle para enviarlo al Concejo Municipal, que es quien finalmente aprueba los nombres. La esperada respuesta requiere la integración de factores como decisión política, presupuesto, evento conmemorativo, orgullo local y cierta dosis de vanidad personal o urbana; en todo caso, erigir un monumento, una estatua, o nombrar una calle pocas veces es una solicitud ciudadana.

Lo mejor, para evitar tanta tramitología y manejo político, reúnase en la esquina del barrio con los gozones de siempre, mande a hacer una placa en metal inoxidable –es lo mejor, aunque los salseros son eternos– con su artista favorito y merecedor y en medio de un jolgorio de fin de semana con tambores, maracas y claves, música a todo volumen y mucho ron, ponga la placa en el poste más llamativo o mejor ubicado, y allí quedará para siempre y sin la anuencia oficial, bautizada otra calle salsera como realmente debería ser.

Muchos merecen estos homenajes, pero… ¿por qué no hay una Calle Daniel Santos en Trastalleres?, ¿o la Calle Héctor Lavoe en Ponce?, ¿o la Calle Joe Arroyo en Cartagena de Indias? Si las hay no las conocemos. De otro lado, ¿tendremos que esperar a que los otros salseros mueran para homenajearlos?

Ya lo dijo El Gran Combo: “lo que me vayan a dar que me lo den en vida”. Salseros de todo el mundo... ¡uníos!

Finalmente, y bailando por nuestros senderos tropicales y populares, no queda de más que proponer las calles, plazas o parques Lucho Bermúdez, Pacho Galán, José Barros, Edmundo Arias, Alejo Durán, Juancho Polo Valencia, Antonio María Peñaloza… que tantas alegrías y muchos méritos nos dieron con sus canciones, y que por derecho propio de piel y sangre no podemos olvidar.

Por Sergio Santana Archbold

Fuente
Print

Número de vistas (2420)/Comentarios (0)

Por favor ingresar o registrarse para poner comentarios

«diciembre de 2017»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
27282930123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
1234567
Latina stereo en vivo

Envía un salsaludo

Sigue a Latinastereo.com en:
Latinastereo en Facebook Facebook
Latinastereo en Twitter Twitter
Latinastereo en You Tube YouTube
Latinastereo en Instagram Instagram

Latinastereo.com

latinastereo.com 100.9 FM
Medellín / Colombia

Cohete.net