Salsero del mes / Junio 2020

 

CARLOS "ARGENTINO" TORRES
Israel Vitenszteim Vurm

 
 
Presentación Presentación
Cronología Cronología
Discografía Discografía:
      Formato LP
      Singles & EPs
      Otras obras
pensagrama Pensagrama

 

Carlos Argentino Torres
 
 

Presentación

Carlos Argentino
Imagen Discogs

En esta sección, “el salsero del mes” de la página www.latinastereo.com, la cual ya supera los quince años de labores ininterrumpidas, hemos presentado la vida artística de un vasto número de músicos, cantantes y agrupaciones de nuestra música, especialmente de Puerto Rico, Cuba, República dominicana, Venezuela, Colombia, Panamá Y Nueva York; en esta oportunidad presentamos la trayectoria musical de un cantante natural de la república Argentina; se trata de Israel Vitenszteim Vurm.

El nombre de Israel Vitenszteim Vurm, probablemente no nos sea muy familiar, pero cuando nos referimos a Carlos Argentino Torres, casi todos nuestros lectores saben de quien se trata. Nacido el 23 de junio de 1929, en el barrio La Paternal de Buenos Aires, Argentina; fallecido en la misma ciudad a la edad de 61 años el 20 de junio de 1991.

Hijo de inmigrantes judío - polacos que se dedicaban a la confección textil; Israel Vitenszteim, de niño se desempeñó como vendedor callejero de periódicos, revistas y hasta café en los tranvías y en los hipódromos de la capital argentina. A temprana edad se aficionó por la música, contra la voluntad de sus padres, quienes deseaban que su hijo estudiara medicina en la Universidad Otto Krausse. Israel Vitenszteim Vurm se convirtió en cantante, por lo que eligió como nombre artístico el seudónimo de Carlos Torres.

En 1946, con tan sólo diecisiete años, viajó al Brasil con una orquesta desconocida. Al cumplir la edad, prestó su servicio militar y posteriormente se dedicó a la música incorporándose a las orquestas de Luis Rolero y la de Raúl Marengo, con quienes realizó presentaciones en Perú y Chile. Luego en 1952 viajó a La Habana y México, donde trabajó con las orquestas de Felo Bergaza, Arnoldo Nalli y Julio Cuevas.

En 1953 el músico colombiano director de orquesta y compositor Efraín Orozco Morales radicado en Argentina, acepta un contrato del Club San Fernando de Cali, Colombia; por lo que arribó al país acompañado de un cantante argentino, de nombre Israel Vitenszteim Vurm, quien se hacía llamar Carlos Torres. Por coincidencia, en esa época en Colombia había un cantante con el nombre de Carlos Torres, lo que llevó a Israel Vitenszteim a adoptar su nombre artístico, esta vez como Carlos Argentino Torres, el Torres se suprimiría luego, para quedarse definitivamente como Carlos Argentino, nombre con el que se consagró como una de las más grandes voces de la música latina.

El recordado maestro de nuestro país, Efraín Orozco Morales (Cajibío, Cauca el 22 de enero de 1898 - Bogotá, Colombia 26 de agosto de 1975) compositor de música folclórica y popular, fue pianista, trompetista, guitarrista, flautista y director de orquesta; recorrió muchos países de Latinoamérica hasta afincarse finalmente en Buenos Aires, Argentina por cerca de 19 años a finales de la década del 30. Allí transformó su orquesta, Los Alegres Muchachos, en Efraín Orozco y su Gran Orquesta de las Américas, agrupación con gran influencia del jazz que contó con músicos de la importancia de Álex Tovar y el gran barítono Carlos Julio Ramírez; así como de cantantes argentinos como Leo Marini, Carlos Argentino Torres y Lita Nelson. https://www.radionacional.co/noticia/efrain-orozco-40-anos-sin-un-embajador-del-sonido-nacional.

En junio de 1954 Carlos Argentino visitó Bogotá, y en diciembre del mismo año viajó a Medellín. Al año siguiente, en el mes de febrero de 1955, la Sonora Matancera realizó una gira por Colombia; Carlos Argentino Torres y el conjunto de Matanzas se encontraron en el Teatro Colombia, hoy conocido como El teatro Jorge Eliecer Gaitán, de Bogotá.

Según el mismo Carlos Argentino, Rogelio Martínez director de la Sonora, le preguntó si provenía de Cuba, y Carlos respondió: ¡Yo soy argentino! Martínez le replicó: ¡Pues tú eres un argentino con sabor a Cuba, te tienes que montar en el vehículo! ¿Qué vehículo? ―le preguntó Carlos―. ¡El nuestro! ―le respondió don Rogelio, y le propuso viajar a La Habana, a lo que él accedió.

Algunos autores afirman que la carrera profesional del cantante argentino se inició prácticamente en Medellín, Colombia; precisamente en esta ciudad grabó sus primeros temas en 1954, como son: Casimiro, Cucurrucucu paloma, Micaela, Que amargura y un tema titulado Medellín de mis amores, un Bolero escrito por el compositor de Calarcá, Quindío, José Rubén Márquez; dedicado al equipo de fútbol Deportivo Independiente Medellín, el más popular de la ciudad. La grabación se realizó con en la voz de Carlos Argentino y el maestro Efraín Orozco, acompañados por Rubén Granata y su Sonora.

El cantante argentino se vinculó al Conjunto Matancero y viajo a Cuba, allí, luego de varios meses de ensayo, el 17 de agosto de 1955 grabaron su primer disco en formato de 78 RPM, este sencillo presentó el bolero - tango “Una canción”, composición de Aníbal Troilo, y en el reverso del álbum la guaracha “Las muchachas” del maestro Billo Frómeta.

El gran Carlos Argentino se destacó ampliamente en nuestro mundo musical con su exitosa participación en el recordado “Decano de los conjuntos cubanos”, como se le conoce a La Sonora Matancera; a la cual perteneció por algo más de cuatro años. Durante este tiempo realizó numerosas grabaciones y participó en giras con el grupo, al punto de convertirse en una de las más prominentes voces del colectivo de Don Rogelio Martínez.

En su periplo por el recordado conjunto cubano grabó más de setenta canciones, entre las que se cuentan: ¡Ay Cosita Linda!, Apambichao, Ave María Lola, Cerca Del Río Grande, Cuando Tú Seas Mía, De Ti Enamorado, El Solterito, En El Cachumbambé, En El Mar, La Familia, Lamento Náufrago, No Pidas Más Perdón, Pedacito De Mi Vida, Perdóname Vida, Por Tu Puerta No Paso Más, Sólo Tengo Un Amor y Tu Rica Boca; entre otras.

Su permanencia en la isla con la gran Sonora Matancera concluyó en 1959, la nueva tendencia política revolucionaria lo obligó a salir exiliado de Cuba en 1960. Tras sus éxitos en Cuba y Latinoamérica, viajó a México donde permaneció por algunos meses y luego regresó a su patria, de nuevo se estableció en su barrio La Paternal de la capital bonaerense en 1961. Carlos Argentino era aficionado a las carreras de caballos (el mundo de la hípica le apasionaba desde niño) y también al fútbol, (deporte de multitudes en Argentina el cual también practicó) actividades que combinaba con su profesión artística.

De sus otras dos pasiones se recuerda haber adquirido tres ejemplares equinos los cuales bautizó con el nombre de tres de sus interpretaciones como lo son: “Pachangueando”, “La Espumita” y “El Manotón”, desempeñándose como criador y propietario de caballos de carreras. En el ambiente futbolero se dice que jugó al fútbol y el equipo de sus preferencias era el Boca Juniors, aunque también manifestaba el amor por Argentinos Juniors, el equipo de su barrio. Le cantó a sus dos equipos y; además también cantó para otros equipos argentinos como Independiente de Avellaneda en 1965, Racing Club en 1967, Estudiantes de la Plata en 1968, Chacarita Juniors en 1969, Newell´s Old Boys y Rosario Central.

Carlos Argentino realizó su carrera como cantante solista, sin abandonar totalmente la Sonora Matancera; desde el año 1960 grabó en solitario más de una docena de álbumes; también se han publicado diversos discos compilatorios de sus grandes éxitos en diferentes países. Permaneció vigente en Colombia, México, Ecuador, Perú; donde grabó con la Sonora de Lucho Macedo, y Venezuela; donde fue merecedor del Momo de Oro actuando con la Matancera al lado de Celia Cruz y el colombiano Nelson Pinedo. En Venezuela grabó con la orquesta “Los Solistas” dirigida por Renato Capriles; con quienes participó en dos álbumes en 1978.

Un histórico y extraordinario concierto de la Sonora Matancera y sus cantantes se realizó en la ciudad de Nueva York en el año 1989 con motivo de los 65 años de la agrupación, el cual se tituló ¡Live! From Carnegie Hall (65th Anniversary Celebration), publicado por el sello Team Enterprises ‎– T-7030 en formato de LP Doble con la participación de Carlos Argentino. Esta memorable reunión se celebró también en el Central Park de Nueva York y fue grabado en video para la historia de la música latina; con la presencia de otras grandes estrellas de la Sonora Matancera.

La voz cadenciosa de Argentino Torres se destacó cantando Bolero, Bolero Son, Chachachá, Guapacha, Guaracha, Mambo, Merengue, Plena, Son Montuno, Baion y Ulelolay. También ritmos muy colombianos como Cumbia, Merecumbé, Pilón y Porro; y, especialmente el ritmo de Pachanga, muy de moda por la década de los sesenta, a través del cual el término Pachanguear se asumió en el mundo musical latino como festejar, estar de juerga, estar de farra o estar de jarana. El cantante Argentino Torres se conoció como: “El Rey de la Pachanga”, también en sus años en Cuba lo llamaban El Ruso, por su cabello rojizo.

Este trabajo sobre la vida musical del recordado “Rey de la Pachanga”, el gran Carlos Argentino, pretende destacar y recordar el legado musical de uno de los grandes cantantes de la música antillana y latina, quien durante su trayectoria artística logro dejar huella con su voz y sus canciones principalmente con su participación en el recordado Decano de los conjuntos cubanos: La Sonora Matancera. Gracias Carlos Argentino.

Latina stereo en vivo

Envía un salsaludo

Sigue a Latinastereo.com en:
Latinastereo en Facebook Facebook
Latinastereo en Twitter Twitter
Latinastereo en You Tube YouTube
Latinastereo en Instagram Instagram

Latinastereo.com

latinastereo.com 100.9 FM
Medellín / Colombia

Cohete.net